Las Zonas Francas del País potencian la Economía Naranja

En Colombia, la Economía Naranja representa cerca del 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB), generando actualmente 1,1 millones de empleos. Esto la  ubica por encima de sectores como el café o la minería, de acuerdo con informes del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

¿Pero cómo  definir la Economía Naranja?

La Ley 1834 de 2017, conocida como la Ley Naranja, considera como actividades naranjas aquellas que generen derechos de autor y propiedad intelectual, como marcas y patentes. Aquí se tiene en cuenta que dichas marcas estén asociadas exclusivamente con actividades consideradas previamente culturales y creativas.

En ese sentido, dentro del sector se pueden encontrar la industria de videojuegos, las artesanías colombianas, la industria gráfica y editorial, la industria de software y servicios TI, el sector digital, el sector audiovisual, los servicios de animación, el turismo de cultura e incluso la gastronomía. En este orden de ideas es importante conocer cómo las zonas francas del país potencian la economía naranja.

Igualmente se ha apostado por la prestación de servicios en la integración de empresas como BPOcontact center y call center, back office o recursos humanos; subcontratación de Tecnologías de Información ITO con servicios en la nube, data center y software como servicio y Subcontratación y KPO, como telemedicina, investigación de mercados, ingeniería, y servicios de educación remota.

En este sentido, es importante recalcar que la Economía Naranja juega un papel importante en la dinamización de las zonas francas, generando nuevas oportunidades de inversión y desarrollo en nuestro país, generando empleo y abriendo las puertas a la inversión extranjera.